• Redacción

Así está cambiando Covid-19 la educación

Ciudad de México. Una videoconferencia no hace una clase, hay que tomar en cuenta otros elementos.

Una de las primeras medidas que tomó el gobierno para detener los contagios por Coronavirus en el mundo, fue el cierre de instituciones educativas en todos los niveles, con esto, llegó el reto para estudiantes y docentes quienes no estaban preparados para ello.

En ese sentido, existen muchos matices que acompañaron la migración de las clases presenciales a la modalidad online en nuestro país debido a la actual contingencia.

“Es momento de que el gobierno pueda replantearse las prioridades en el sector educativo y comience con un plan urgente para dotar de servicio de Internet a todo el territorio nacional. Existen muchas empresas socialmente responsables interesadas en realizar algún servicio a la comunidad y hacer algún acuerdo de colaboración con el gobierno para llevar Internet a todos los rincones del país" afirmó Oscar Jiménez, Country Manager de ThePowerMBA, México.


Como segundo punto, enfatizó que la digitalización a marchas forzadas se tuvo que llevar a cabo; “tenemos que aclarar que dar una clase mediante videoconferencia, no la hace automáticamente una clase en línea, se utilizan las herramientas como Zoom, Google Meet, Skype, etcétera para seguir con metodologías presenciales en un entorno virtual, pero para decir que una institución es online, es necesario que el contenido sea diseñado exclusivamente para esa faceta”.


Uno de los pilares de muchas instituciones en línea, es su contenido, único y exclusivamente diseñado desde el inicio para impartirse online, súper actualizado y donde la interfaz e idioma de la plataforma son congruentes con la experiencia general que se busca que tengan los alumnos.