• Jovany González

Celebremos la riqueza cultural y étnica de la CDMX,apoyemos a nuestros pueblos y barrios

• Ejemplo de la riqueza cultural es la Alcaldía Iztacalco, donde la primavera es una temporada de color y celebración, sus barrios y pueblos organizan carnavales individuales cada fin de semana entre febrero y abril

México cuenta con gran riqueza cultural y étnica, tan solo en la CDMX existen alrededor de 139 pueblos y 58 barrios en sus dieciséis demarcaciones y cada uno de ellos con usos, costumbres y tradiciones arraigadas, los cuales requieren de mayor atención para su desarrollo económico, político, social y cultural, de ahí la importancia de apoyarlos, expresó Elizabeth Mateos Hernández, coordinadora de la AP Mujeres Demócratas.


Al razonar su voto a favor del Dictamen a la iniciativa con relación a la inclusión de carnavales como actividad y expresión humana e inmaterial en la cultura popular y tradicional de la Ciudad de México, la legisladora destacó la necesidad de generar acciones que permitan mantener preservar y fomentar su cultura, tales como, destinar recursos para dicho fin, cuyo propósito es darle continuidad a las tradiciones y salvaguardar los derechos humanos de los pueblos y barrios originarios de la ciudad.

Agregó la importancia de construir una cultura de respeto tanto a sus derechos individuales y a los que adquieren como miembros de una comunidad.


Ejemplo de esa riqueza cultural -dijo- en Iztacalco, la primavera es una temporada de color y celebración, sus barrios y pueblos organizan carnavales individuales cada fin de semana entre febrero y abril: El Patronato de Carnavales, que es organizado cada año por el Pueblo de Santa Anita Zacatlamanco y los barrios de la Alcaldía de Iztacalco: San Sebastián Zapotla, la Asunción Atenco, los Reyes Izcuitlán, San Francisco Xicaltongo, San Miguel Amac, Santa Cruz Atencopac, Santiago Atoyac y San Pedro Ixtacalco, a todos ellos, les son asignados su propio fin de semana para sus festividades.

México tiene una gran riqueza cultural y étnica al tener varias decenas de etnias autóctonas, cuya existencia no había sido reconocida por el mundo del derecho sino hasta hace muy poco tiempo, recordó la integrante de la Junta de Coordinación Política del Congreso de la CDMX.


A través de este reconocimiento, resultado de una lucha sistemática, constante y permanente, se ha logrado visibilizar un sector que fue catalogado como históricamente vulnerable, subrayó.


Es por ello, que nuestra Ciudad, como entidad de libertades y punta de derechos, ha adecuado su funcionamiento normativo y social a los cambios que naturalmente se presentan en cualquier sociedad moderna, finalizó Mateos Hernández.