• Rodrigo D. Flores

El presidente y diputados del PRI, reprobaron agresión a alcaldes de oposición en la CDMX

Ciudad de México.- El dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno Cárdenas, condenó severamente las agresiones ordenadas desde el poder, y realizadas por elementos de seguridad de la Ciudad de México, en contra de los alcaldes electos Sandra Cuevas, Lía Limón y Santiago Taboada, así como de la diputada local electa Tania Larios y concejales.


Así también, expresó su respaldo a las autoridades electas que integran el bloque de la Unión de Alcaldes de la capital (UNACDMX); advirtió “no vamos a permitir que el ejercicio de la función pública se desvirtúe por el autoritarismo de quienes hoy gobiernan”. Enfatizó “el Gobierno de la Ciudad de México tendrá que responder”.


Por otra parte, el CEN del PRI condenó enérgicamente la agresión que sufrieron alcaldes y diputados locales electos de oposición, por parte del represor Gobierno, que ante su incapacidad de tender puentes de entendimiento, recurre a la violencia.


Demandó se investigue este vergonzoso acontecimiento y se castigue a los responsables, tanto materiales como intelectuales, y patentizó su solidaridad con todos nuestros alcaldes y diputados locales, a quienes les dijo que “no están solos”.


Mientras que el Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, expresó su enérgico rechazo a la violencia que se ejerció contra los alcaldes y diputados locales electos de oposición en la Ciudad de México, por parte de los policías de la Ciudad de México. "Ellos representan la voluntad de millones de ciudadanos que hoy son víctimas del abuso de poder".


Las y los Diputados federales exigieron a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX, iniciar una investigación y sancionar a los responsables de estos ataques a las y los representantes populares, cuyo único propósito era entablar el diálogo en el Congreso de la Ciudad de México para evitar afectaciones en sus respectivas alcaldías.


Sostuvieron que los representantes electos merecen una disculpa pública por parte del Gobierno de la CDMX por la violencia de la que fueron víctimas, así como una sanción para los r


esponsables. Las autoridades locales están a tiempo de entender el mensaje y mandato de las urnas: "no más abuso de poder, intenciones autoritarias y confrontación entre quienes piensan distinto".