• Alejandro Carrillo

Integrantes de las Constituyentes Mx se manifestaron este #28S

Ciudad de México.- Las Constituyentes MX Feministas, organización nacional, política, apartidista, de izquierda, abolicionista, comprometidas con la defensa de los DDHH de las mujeres, niñas y adolescentes, exigen la despenalización y legalización del aborto en todo el territorio del país. El Estado debe visualizar a las mujeres como sujetas de derechos, siendo el aborto un derecho esencial de las mujeres que va íntimamente ligado a la autonomía física y reproductiva, sin embargo el gobierno, a pesar de que ha suscrito diversos Tratados y Convenciones que apoyan este derecho, se ha negado a concretarlo, por lo que existe un marco jurídico heterogéneo y una falta de voluntad política para armonizar la legislaci6n mexicana a favor de las mujeres.


El Poder Legislativo omite despenalizar y legalizar el derecho a decidir, no les queda claro que el negar este derecho, se traduce en una conducta discriminatoria hacia la mujer, que trasgrede el Artículo 42 Constitucional y se permite que visiones antiderechos y creencias religiosas prevalezcan por encima del respeto a los Derechos Humanos de las mujeres y niñas, violándose el Articulo 40 de nuestra Constitución, que establece el carácter laico de la República Mexicana.


La demanda de aborto legal, seguro y gratuito es un tema relacionado con la salud pública que no puede estar supeditada al ámbito de Ja moral, sino que debe abordarse desde el Derecho. La función del Estado es tutelar a la ciudadanía, en este caso a las mujeres. Mediante la protección de sus derechos fundamentales y no inmiscuirse en la vida moral de las mismas.


Es un hecho histórico que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) haya declarado inconstitucional la penalización el aborto (Acción de Inconstitucionalidad 148/2017). Esta resoluci6n se basa en los principios jurídicos de la dignidad humana, la autonomía y libre desarrollo de la personalidad, la igualdad jurídica, derecho a la salud y libertad reproductiva además del derecho a decidir.


El movimiento feminista y el movimiento amplio de mujeres han luchado a favor del derecho a decidir, en base a este movimiento, es como hemos logrado avances al respecto, pero la lucha no termina mientras haya ciudadanas de primera y de segunda, dado que no existe una legislación homogénea que proteja a las mujeres y en consecuencia no se puede hablar de que las mujeres tengamos una ciudadanía plena, esta circunstancia agrava la situación de violencia que afecta directamente a las mujeres y las niñas.


En un país profundamente desigual como el nuestro, es necesario abordar este problema de salud pública desde la justicia sexual y reproductiva; las mujeres nos encontramos en una situación de opresión y discriminación, al demandar el ejercicio de este derecho a decidir, estamos encarando a una estructura patriarcal, jerárquica y autoritaria.


Un Estado que no tiene como prioridad defender los derechos de las mujeres propicia el ejercicio de violencia contra nosotras y la violación de los Derechos Humanos en atención a la salud, especialmente en prácticas que desafían los roles de género como el aborto.