• Redacción

Organizaciones Provida presentaron juicio político contra miembros de la SCJN.

Presidentes de Organizaciones Provida, en videoconferencia, anunciaron que ya presentaron la solicitud formal de juicio político a miembros de Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por querer imponer una agenda de confusión de ideología género a menores de edad, legalizar el aborto sin restricciones y ahora quieren llamar inconstitucional el trámite para cambiar la identidad de género en las actas de nacimiento en niños sin cumplir requisitos fundamentales.


“Ahora, la SCJN pretende declarar como inconstitucional el trámite para modificar la identidad de género en las actas de nacimiento de ¡niños! Actualmente, el trámite puede hacerse, pero hay que llevar a cabo un juicio y esto tiene una razón de ser.

Lo primero, es para proteger al menor, que el Estado observe que se cumple con requisitos fundamentales como la opinión médica y la certeza jurídica, pero la SCJN propone que, un menor de edad, con solo un trámite administrativo, puede obtener una identidad distinta a la biológica”, mencionó Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional por la Familia.


“La SCJN se extralimita al tocar temas tan sensibles y complejos en sesiones cerradas en las que, solo once personas, deciden por 126 millones de p personas, SIN CONSULTARNOS. ¿Quién les ha dado ese poder? ¿No oyeron la voz de un millón de mexicanos que salimos a las calles en 80 ciudades para decir que no estamos de acuerdo con sus resoluciones?” La misión de la SCJN no es crear o legitimar ideologías de confusión de género a través de jurisprudencia. Este Tribunal sólo debe aclarar qué es convencional o constitucional ante controversias, comentó Aarón Lara, director general de Iniciativa Ciudadana.

Por su parte Mario Romo, director general de Red Familia enfatizó “este comportamiento es tan grave y ofensivo que necesita un alto rotundo, por lo que estaremos apoyando la presentación de solicitud de juicio político a los miembros de la Cámara de Diputados para los miembros de la SCJN, porque nadie puede estar por encima del pueblo. México sigue siendo un país democrático.