• Jovany González

Sancionarán a quién utilice pieles de animales para la industria textil, del vestido o calzado.

• Hasta 4 años de prisión a quien comercialice pieles de animales exóticos o silvestres

• Se pretende la clausura temporal de los establecimientos, instalaciones, servicios o lugares donde se realice la venta o comercialización de animales exóticos o silvestres

• La captura y muerte de animales exóticos como silvestres, con fines peleteros, ha llevado a la desaparición y extinción de diversas especies

La industria de la moda mata por año a 60 millones de animales por el uso de sus pieles, en el mundo; en México a pesar de los esfuerzos por legislar en la materia, en 2016, solo se logró la prohibición de importación, exportación y reexportación del marfil, sin éxito, por ello, la legisladora Elizabeth Mateos Hernández, propuso hasta 4 años de prisión y multas de 144,330 a 288 mil 660 pesos a quien comercialice pieles de animales exóticos o silvestres para uso textil.


La Iniciativa con proyecto de decreto que fue turnada a comisiones a fin de ser analizada y dictaminada, pretende reformar y adicionar diversas disposiciones de la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México, de la Ley de Establecimientos Mercantiles para la Ciudad de México y del Código Penal para el Distrito Federal, en materia de prohibición de venta de pieles de animales, informó Mateos Hernández.


Respecto a las modificaciones a la Ley de Establecimientos Mercantiles para la Ciudad de México, se establece la prohibición a realizar, permitir o participar, en la venta o comercialización de animales exóticos o silvestres, para la utilización o producción de pieles en la industria textil, del vestido o del calzado; mientras que en el Código Penal para el Distrito Federal, se estipula como delito por actos de maltrato o crueldad en contra de animales no humanos, cuya pena será de dos a cuatro años de prisión, con independencia de lo establecido en la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México y demás disposiciones jurídicas aplicables, explicó.


La coordinadora de Mujeres Demócratas subrayó que 60 millones de animales son sacrificados para producir ropa y calzado, de ahí, 20 millones son capturados con trampas y 40 millones son criados en granjas, solo para satisfacer un lujo innecesario cuyo proceso atenta contra la naturaleza y promueve el maltrato animal.


La propuesta de la también integrante de la Junta de Coordinación Política pretende establecer la diferencia entre animal exótico y silvestre, ya que el concepto del primero no se encuentra establecido en el marco jurídico aplicable y el segundo resulta impreciso.


Se solicitará, -dijo- adicionar como medida de seguridad, a través de las dependencias correspondientes, la clausura temporal de los establecimientos, instalaciones, servicios o lugares donde se realice la venta o comercialización de animales exóticos o silvestres, sus partes o derivados, para la utilización o producción de pieles en la industria textil, del vestido o del calzado.


La captura y muerte de animales exóticos como silvestres, con fines peleteros, ha llevado durante los últimos siglos a la desaparición de diversas especies, mientras a otras las ha puesto al borde de la extinción, como resultado de un absurdo del ser humano, apuntó.


Las cifras son alarmantes, pero las prácticas y métodos empleados lo son aún más, a lo largo de las últimas décadas el comercio de pieles se ha convertido en una industria global multimillonaria y hay que detenerla, el futuro de la humanidad está comprometido con tantos atropellos en contra de la fauna salvaje y silvestre, no dejemos que los caprichos costosos acaben con la naturaleza, existen otras rutas para confeccionar ropa y calzado con la que no se perjudique la vida de los animales, finalizó Elizabeth Mateos.