top of page
  • Jovany González

Avanza dictamen a favor del medio ambiente.

• Se dictaminan en sentido positivo la iniciativa legislativa para modificar el artículo 345 bis y adicionar el 346 bis, ambos del Código Penal para el Distrito Federal, en materia de tala y Ecocidio.


Ciudad de México. - Al dictaminarse en sentido positivo la iniciativa legislativa para modificar el artículo 345 bis y adicionar el 346 bis, ambos del Código Penal para el Distrito Federal, en materia de tala y ecocidio, Elizabeth Mateos Hernández legisladora local, promovente de la propuesta en conjunto con Martí Batres Guadarrama, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, destacó la importancia de esta decisión para contribuir al cuidado del medio ambiente.


Durante la sesión extraordinaria de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia del Congreso capitalino, subrayó que la aprobación del dictamen dará una protección más amplia, punitiva y coactiva a todas aquellas conductas que resultan contraproducentes al cuidado del bien colectivo, el mayor reto para enfrentar como humanidad.


La tipificación del delito de la tala y ecocidio requiere de la voluntad de toda la sociedad para castigar aquellas conductas perpetradas de manera dolosas en mayor medida por los actores, quienes en su ánimo de obtener beneficios económicos ponen en riesgo la vida de millones de personas, subrayó la coordinadora de la Asociación Parlamentaria Mujeres Demócratas.


Explicó que el cambio climático y los problemas asociados al medio ambiente son la crisis definitoria de nuestro tiempo y está ocurriendo más rápido de lo que se pensaba.

Las consecuencias -dijo- se observan en las altas temperaturas, los desastres naturales, la inseguridad alimentaria e hídrica, así como la pérdida de bosques a causa de los talamontes y de innumerables ecosistemas terrestres y marinos por las actividades humanas.


Ningún rincón del mundo está a salvo de las devastadoras consecuencias de la degradación ambiental y está claro que no podemos seguir así, y que ha llegado el momento de emprender acciones colectivas audaces para contrarrestar esta crisis, aseveró Mateos Hernández.


Actualmente, son varios los países que han incorporado la figura del ecocidio – o una equivalente – en sus ordenamientos penales. Entre ellos Francia, Bielorrusia, Ucrania, Georgia, Rusia y Vietnam; en tanto que hay propuestas de similar tenor en España, Bélgica e incluso Argentina.


En México, por su parte sólo Jalisco y Chiapas han regulado el ecocidio. En la Ciudad de México los delitos ambientales más comunes son: tala ilegal de árboles; disposición inadecuada de residuos sólidos en suelo de conservación, áreas naturales protegidas, áreas de valor ambiental o en vía pública; extracción de suelo o cubierta vegetal; cambio de uso de suelo por desarrolladores inmobiliarios; invasión u ocupación; contaminación por descarga de aguas residuales, residuos industriales, químicos o bioquímicos, recordó.


Cada una de estas conductas se encuentran tipificadas en el Código Penal para el Distrito Federal; sin embargo, no contemplan los daños irreversibles ocasionados al medio ambiente como uno de los delitos a perseguirse; no tipifica el ecocidio como un delito solo los comunes básicos.


De ahí la importancia de ampliar la protección y tutela del medio ambiente al sistema de tipo penal, y gracias al presente dictamen, se podrá brindar una protección más amplia a todas las conductas que resultan contraproducentes al cuidado del bien colectivo, finalizó.



Comentários


bottom of page